sábado, 3 de septiembre de 2011

¿De dónde vienen los extraterrestres?


  Los abducidos tienen información directa de lo que les acontece, con pocos datos complementarios (en la mayoría de los casos).  No así los contactados, que exponen mucho mayor dominio del tema extraterrestre.  Quepa resaltar que ninguno de estos tipos de datos (de contacto o abducción) ha sido certificado.  Pero lo utilizaré como referencia para este breve artículo.  Diferentes personas, de diferentes nacionalidades y enormes distancias de por medio, han constatado la información de contacto, abducción y avistamientos, curiosamente de maneras muy similares.  E inclusive, muy similares a las de textos antiquísimos, presentes en varias y distintas culturas.  En consecuencia, tal parece que el fenómeno extraterrestre es internacional, aunque nadie lo certifique pública y mundialmente (cosa que sólo harán los extraterrestres cuando les venga en gana).  Hago esta aclaración, como en varios de mis otros artículos, por considerarla necesaria. Ahora bien, siguiendo la definición del concepto, diríamos que los extraterrestres viven (o provienen) de cualquier lugar que no sea el planeta Tierra.    Pero esto no es del todo cierto, existen extraterrestres terrestres.  Aunque suene contradictorio, los testimonios múltiples así lo indican: Extraterrestres terrestres.  Si tus padres provinieran de otras galaxias, y tú naciste en la tierra, eres un extraterrestre terrestre.  Luego, por qué circunscribir el término “terrestre” al humano nacido de padres terrestres, en la tierra o fuera de ella.  Esto sería, apropiarnos del término.  Ahora, bien pudiéramos denominar “terrestres” a los hijos de extraterrestres, nacidos en la tierra, con iguales derechos a nosotros mismos.  Luego, ¿Qué decir de los híbridos entre humanos o extraterrestres?  De igual forma, si nacieron en la tierra, pudiéramos llamarlos terrestres.  Luego, ¿Qué ocurriría con los terrestres, hijos de humanos terrestres,  nacidos fuera del planeta tierra?.  Aún así, para los efectos de este artículo, evitando las interpretaciones múltiples, denominaremos terrestres a todo aquel nacido de humanos terrestres en cualquier lugar de la creación.  Y denominaremos extraterrestres, a todo ser nacido de la unión de seres extraterrestres (cuales fuera que sean), en cualquier lugar de la creación.

Primero que todo, debemos asimilar el hecho de que ser terrestre no significa ser dueño de la tierra.  Aquel concepto romántico bíblico de que “toda la creación” está al servicio del hombre, que Dios creó TODO (incluyendo la abismal cantidad de cuerpos celestes) para uso y beneficio de nuestro tardío intelecto, es un concepto retrógrado, por no decir ridículo y más increíble que la existencia de los mismos extraterrestres.  El asunto de Adán, Eva, la serpiente y el Edén, debe ser interpretado igual a como hablaba Jesús, en símbolo, en parábola y no literalmente como nos han hecho creer.  Y dicho sea de paso, su correcta interpretación no es libre, tal y como se ha prostituido el concepto actualmente.  Volviendo al tema, el hombre no es dueño, ni siquiera “director” de la creación.  El dueño de la creación es Dios, el hombre es sólo una parte más de la creación, y debe vivir al servicio suyo (no al revés, como hemos entendido a lo largo de nuestro desarrollo como especie).  De hecho, tal vez debamos empezar a considerar la posibilidad de que ni siquiera estemos “arriba” en la cadena alimenticia, sino en un honroso segundo o tercer lugar. La tierra es un enorme repositorio de vida.  Nosotros nos llamamos terrestres porque nacimos en ella, pero eso no implica que nos pertenezca. 

Según la ciencia, pasó muchísimo tiempo del nacimiento del planeta al nacimiento del humano.  Tiempo en el cual, la tierra pudo albergar vida inteligente extraterrestre.  Y eso es precisamente lo que alegan algunos contactados, que en la tierra hubo vida inteligente extraterrestre anterior a la aparición de vida  inteligente terrestre.  Según las fuentes, estos seres son de morfología reptil, y desde entonces han vivido muy en las profundidades del planeta  hasta nuestros tiempos.  Viven en ciudades enormes, y se mueven por toda la tierra a través de una compleja red de túneles tan intrincados como largos, que poseen entradas hábilmente escondidas en la superficie.  En teoría, sólo salen de sus localidades en misiones controladas de índole científico o tecnológico.  Pero hay quienes los relacionan a las millones de desapariciones de niños y adultos en el mundo, dado que se dice, se alimentan de humanos (de preferencia infantes) .  Supuestamente interactúan con  reptilianos draconianos, para controlar el planeta, utilizando a los “grises” como mandaderos.  ¿Suena esto creíble? ¿Extraterrestres más terrestres que los propios humanos? ¿Por qué no habría de considerarse, aún no habiendo sido comprobado total y convincentemente?.  Por cuestiones de cronología, ellos, aún no siendo originarios de nuestro planeta, tendrían igual o más derecho sobre la tierra que nosotros mismos.  Sin embargo repito: La creación sólo le pertenece a Dios, como su creador.  El resto, terrestres o extraterrestres, sólo la utilizamos y debemos colaborar con ella.  Eso incluye nuestro planeta o cualquier otro.  Si esta idea prevaleciera entre nosotros, tal vez viviríamos con menos guerras y mucha más tranquilidad.

Con relación al mundo intraterreno, también se menciona a un grupo de extraterrestres “buenos” altamente evolucionados, del gobierno central de nuestra galaxia.  Ellos viven en el centro de la tierra desde hace demasiado tiempo, pero en una dimensión que interactúa con la nuestra.  Constituyen cierta especie de hermandad que salvaguarda aal planeta, al hombre mismo, y a la galaxia. Son una enorme central de teleproceso y comunicaciones, para el resto de la galaxia y el universo.   Se llama ERKS.  Existen testimonios diversos de aventureros que han pululado sus entradas en la superficie.  Considerando el hecho de que dicha ciudad está en otra dimensión del centro terrestre, imagino que tampoco habrá de ser fácil llegar a ella en carne y hueso.  Ellos contactan a humanos de la superficie y organizan núcleos de oraciones cada cierto tiempo, según la cosmología, para inyectarle energía de vida al planeta y sus huéspedes. De hecho, se les atribuye que la tierra aún no haya sufrido los megacolapsos y las supertragedias apocalípticas,  en masa, previas al fin del mundo (2012).  Hace algunos años, cuando aún no me enseriaba con el tema extraterrestre, tuve la oportunidad de leer varios de sus correos (mediums de la superficie transcriben sus mensajes).  Y definitivamente, son algo fuera de este mundo, por la forma como se expresan, todo lo que proponen y visualizan. Inicialmente me pareció una alucinación sicotrópica.  Hoy, ya no tanto. A estas alturas de mi vida, no mantengo contacto con ellos, tampoco recuerdo cómo lo perdí.

Otros contactados afirman que existen diversos tipos de extraterrestres, viviendo en la superficie del planeta entre nosotros.  Algunos lo hacen de forma casi ermitaña, como el caso del proyecto Frienship en Chile, Francia y otros lugares. Otros son un poco más sociables.  Hasta donde tengo entendido, todos estos extraterrestres han vivido con los humanos de una forma imperceptible, principalmente porque respetan la ley de la creación, es decir: No se apropian, no intervienen y reconocen el libre albedrío.  Y también  porque se parecen demasiado a nosotros, son humanos (o humanoides).  Están en la tierra por motivos de índole científico.  No es de su interés interactuar más allá de lo debido.  Tampoco se consideran guardianes, niñeras, ni enemigos de nuestra especie.  Entran y salen del planeta cuando lo desean o tienen necesidad de hacerlo.  
Según el testimonio de varios contactados, en la tierra viven muchas razas de extraterrestres, como si el planeta fuera un enorme puerto, centro experimental, o paraíso de recursos orgánicos e inorgánicos.  Tal parece que el único que desconoce dicha “realidad”, es el propio terrestre.


Ahora bien, ya habiendo analizado el hábitat intraterreno y terreno extraterrestre, nos queda exponer el hábitat extraterreno extraterrestre, que dicho sea de paso, es el mayor de todos, porque involucra al resto de los planetas de nuestro universo, o de cualquier otro universo.  Ellos llegan  a la tierra de varias formas diferentes, por mencionar algunas: Agujeros de Gusano, teletransportación, naves ultravanzadas, y cualquier otro método extracorpóreo (mental o astralmente).  Los más populares provienen de Alpha Centauri, Alpha Draconis, Zeta Reticuli, Andrómeda y las pléyades.  Son los más populares, porque han contactado varios humanos en distintas partes del planeta, y gracias a ellos conocemos un poco más sobre aquella máxima de que “No estamos solos”.  Mantienen perfecta comunicación con algunos de sus semejantes terrenos y con el hombre inclusive.  Se ha sabido que poseen enormes naves nodrizas apunto de invadirnos o de rescatarnos para cuando ocurra el verdadero fin del mundo.  Se han dicho cosas muy buenas, y cosas muy malas casi en igual proporción.  Dado el enorme tamaño de sus naves, para no causar histeria colectiva o pánico generalizado innecesario, algunos contactan al humano selectivamente, mediante métodos metafísicos.  Inclusive, implantando hologramas mentales, o manipulándonos en sueños (ya fuera para bien o  mal nuestro).

Concluyo el artículo exponiendo  que aparentemente los extraterrestres  provienen de todos lados  afuera y dentro de la tierra (adentro, sobre la superficie y afuera de ella).  Lo han dicho muchas personas, que a su modo han certificado cada testimonio.  Yo en lo personal, tengo que darle cabida a la duda razonable.  O todos se leyeron el mismo librito, y repiten la historia a cada rato.  O es una casualidad demasiado “grande”.  O simplemente es cierto, y nosotros como especie no hemos querido aceptarlo, ni lo aceptaremos hasta que las circunstancias nos encapsulen.



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada